UN TRIUNFO DE TODOS

Así expresó Gastón Hasam la sensación de su primer triunfo en los Fiat 600 ATN.


Dicen que la primera victoria es la que más se sufre, la que más se desea y la que más cuesta, por eso el 14 de marzo del 2021 quedará grabado para Gastón, que anotó su nombre en la extensa lista de triunfadores de la divisional. Con mucho esfuerzo, trabajo y con un equipo íntegramente familiar, el piloto de Lomas de Zamora logró el triunfo y así hizo emocionar a más de uno en los boxes del “Roberto Mouras” de La Plata.

“La sensación de la primer victoria es muy linda. Me sorprendió, fue inesperada porque no esperábamos ganar, pero fue emocionante para mí y para toda la familia, ya que nosotros hacemos todo con mucho sacrificio y es algo muy reconfortante al esfuerzo y al sacrificio que hacemos. En el 2019 tuvimos muy mala suerte en las primeras carreras, pero lo habíamos terminado bastante bien y fuimos esperanzados en esta fecha de tratar de mantener el ritmo y estar ahí adelante, pero la sensación de la victoria es única. No la siento propia, es una victoria de todos los que hacemos el esfuerzo para estar ahí, mi viejo, mi hermano, la familia, los amigos, que son los que muchas veces vuelven con el bajón de no conseguir un resultado” comenzó diciendo Gastón que añadió: “Aún no caí que gané. Es una sensación que calculo que con el pasar de las días me irá cayendo. El sábado cuando pusimos el auto en pista queríamos ver cómo funcionaba porque en las pruebas comunitarias no habíamos andado bien y realizamos cambios con el objetivo de poder estar entre los 10 de adelante. Fuimos viendo que el auto iba mejorando con esos cambios y en la clasificación cuando quedamos 4° vimos que teníamos un buen ritmo y el auto andaba bien para dar pelea.

La idea era mantenernos expectantes, mantener el ritmo, por suerte la esperé y me salió bien y tuve esa cuota de suerte que en tantas otras veces me había sido esquiva. No pensé en ningún momento que la iba a ganar hasta que se quedaron Viscusi y Di Palma. Ahí cuando miré para atrás y venían lejos los demás rivales me cayó la ficha que la podía ganar, pero trate de mantener el ritmo, mi hermano me contuvo y me calmaba por la radio para no cometer errores y venía tan concentrado que no noté ni siquiera la última vuelta. Sí me costó una vez que bajaron la bandera a cuadros, fue una sensación muy linda, una alegría enorme, algo que uno ansía siempre cuando va a correr y esa vuelta de honor fue larga. Me acorde toda la gente que me ayudó, todas esas personas que no siempre pueden ir al autódromo, de mi familia, amigos, mi amigo Jorge, se te vienen muchas cosas a la cabeza de gente que te alienta de una manera u otra a seguir, a no bajar los brazos, fundamentalmente mi novia que me banca cuando bajoneo. El triunfo uno siempre lo desea, sueña con ganar, pero no volaba tan lejos ya que con estar en el podio me conformaba. Obviamente que si la ganaba mejor pero siempre buscaba participar, ser competitivo y estar entre los 3 de adelante.

Agradecer a Edgardo Dalesio que nos brindó su ayuda, mi tío ‘Puty’ que siempre está firme conmigo y lo hablábamos después de la carrera que es gratificante el hecho de poder devolverle la victoria a la familia Stenger, poder estar ahí adelante que ya habían pasado un par de años de no poder estar, por lo que este es un triunfo de todos” concluyó.

 

PRENSA ATN: Julio Merola