SENSACIONES ENCONTRADAS

Así se volvió Miguel Gagliardo tras la apertura del campeonato de los Fiat 600 ATN, ya que a pesar de haber llegado 4°, le quedó el sabor amargo de haber perdido el podio en el cierre de la competencia.


El experimentado piloto de Lanús, que comparte la unidad con su hijo Adán, arribaba con grandes expectativas al inicio del campeonato y tras una buena clasificación, un despiste en la serie lo dejó relegado para largar la final. Allí, con un gran ritmo, sobre el auto que le entrega el Torciello Competición logró ir escalando posiciones poco a poco, hasta llegar a colocarse 3°, aunque a poco del cierre terminó cediendo el lugar del podio, llegando finalmente 4° a la cuadriculada, sumando igualmente buenos puntos para el certamen anual.

“El balance de la primera fecha es muy positivo, a pesar de que hacía más de un año que no me subía. El auto anduvo muy bien y me quedé con un trago amargo por el 4° puesto, ya que es un resultado significativo para mí, pero me quedó el sabor amargo de no llegar al podio.
Tanto en la serie como en la final traté de mantenerme entre los 6 primeros, después se fueron quedando Viscusi, Di Palma y Mosquera, pero tengo el trago amargo de haber perdido el podio en el final de la carrera porque me relajé en las últimas 3 vueltas. Venía muy despacio y terminé regalando el podio que hubiese sido muy positivo para nosotros.
Más allá de eso, el auto funcionó muy bien y la próxima va a correr Adán, por lo que buscaremos una victoria que es importante para poder pelear el campeonato. Después en Dolores voy a volver a subirme yo porque es un circuito que me gusta mucho y siempre funcioné bien.
Agradezco a Jorge Torciello y al equipo por el gran trabajo que hacen en el auto y seguiremos trabajando para poder aumentar el parque automotor de la categoría” expresó.

 
PRENSA ATN: Julio Merola